lunes, 24 de junio de 2024

Acoso y amenazas

 

Pues ya tenemos una idea más o menos clara de lo que ese derechío radical y a veces salvaje quiere para la cultura y las expresiones democráticas. Sucesivos episodios de acoso y amenazas contra periodistas y escritores, principalmente durante la última edición de la Feria del Libro de Madrid tiñen de preocupación el panorama, por muy distraídamente y casi a broma se los tomen quienes quieran minimizar el impacto de los hechos. Estamos ante una tendencia inquietante que, acentuada por la incontrolable circulación de dichos y frases en las redes sociales, pone en jaque y siembra el miedo –es lo que pretenden, claro- la libertad de expresión. Se evidencia así cómo los avisos, las conminaciones y las intimidaciones en las propias redes se trasladan a las calles y a los foros de convivencia, a menudo respaldadas por los discursos de algunas formaciones políticas. Formaciones políticas de ultra derecha y miembros afines que no habían sido invitados estuvieron en la citada Feria para dejar su tarjeta de visita y su inconfundible sello de agresividad.

Figuras como Antonio Maestre, autor de ‘Franquismo S.A’ y’Los Rotos’, relató en un tuit la complicada jornada que vivió durante la firma de su libro. "Tuve que firmar con tres miembros de seguridad de la feria y un compañero protegiendo la caseta porque había recibido amenazas graves", escribió.

Maestre agradeció a la organización de la feria y a Eva Orúe, su directora, por la protección brindada, pero también destacó una realidad inquietante: "Estamos naturalizando que la gente de izquierdas no tenga libertad para hacer actos culturales o políticos". A pesar de todo, Maestre dejó claro su compromiso de no cancelar nunca sus eventos, aunque reconoció que hay quienes pueden sentir miedo y terminar cediendo ante esta presión.
Fonsi Loaiza, periodista y autor de Sospechosos habituales, también denunció:

"Hoy he sufrido un ataque ultraderechista en la firma de mi libro al grito de rojo de mierda, maricón", denunció en X (anteriormente Twitter). La reacción de la Policía, que recriminó a Loaiza por llamar "nazis" a sus agresores, subraya, a su juicio, una inquietante permisividad hacia el fascismo. "Así campa a sus anchas el fascismo en España. ¡No pasarán!", expresó en su mensaje.

Asimismo, la periodista Ana Bernal-Triviño, colaboradora de Público y autora de ‘El viaje de Federico’, también fue víctima de un episodio de acoso. "Sábado, 8 de junio, caseta 266, 3 de la tarde, llovía. Acabé de firmar mis libros y cuando estábamos solo la cajera, una compañera de Planeta y yo, se acercó un votante de Vox a increparme. Luego me buscó cuando salí por la parte trasera", relató en su cuenta de X. Este incidente refleja lo que Bernal describió como la nueva "moda de este año" en la feria: la intimidación.

En la misma línea, otros nombres, como Rafal Narbona, escritor y crítico literario, tuvieron que enfrentar situaciones similares. "Considero responsables de esta espiral de odio a los políticos y medios que lanzan mensajes incendiarios contra sus adversarios. Vox ha envenenado la convivencia y el PP, con Ayuso a la cabeza, ha asumido la estrategia de hostigamiento de las figuras de la izquierda (…) Deshumanizar el otro siempre es el primer paso para justificar una agresión", escribió en su cuenta de X.

A estos casos hay que sumar los de Javier Gallego, presentador de ‘Carne cruda’, de la activista Cristina Fallarás y del investigador  Miquel Ramos, que ha teorizado sobre el fenómeno de la ultraderecha, que han expuesto los resultados de sus trabajos, caracterizando claves, enlaces y perfiles, de modo que el problema se va complicando hasta significar un serio deterioro de la convivencia. La democracia es tolerancia, sí; pero tiene que hacer frente a hechos y fenómenos que nada tienen que ver con ella.

Es difícil pero hay que decirlo: frente a ellos, más democracia, más cohesión y más firmeza. Ellos no tienen cabida en este juego.

 

sábado, 22 de junio de 2024

Las rachas de Vandeputte

 

La artista belga Anna Vandeputte (1925-2013), afincada en la isla desde 1954, confesó en cierta ocasión que “pintaba por rachas”. Y ahora su hija, Mariana Rodríguez Vandeputte, ha logrado reunir una buena parte de su producción para brindar en su espacioso ático, ubicado en las proximidades de San Borondón, en la que pretendía ser ‘ciudad jardín’ del Puerto de la Cruz, y evocar la creatividad de una autora de gran valía influenciada por los impresionistas franceses y los primitivos flamencos.

Nacida en Roeselare (Flandes occidental, Bélgica), estudió en la Real Academia de Bellas Artes de esta localidad, donde recibió medalla con sobresaliente al finalizar sus cursos. Amplió estudios con profesores de la Academia de Amberes y viajó a distintos continentes y varios países de los que plasmó paisajes y motivos diversos. Antes de fijar su residencia en Tenerife, estudió en la Academia de Sevilla, donde aprendió la técnica de lols primitivos flamencos: pintar sobre tabla al temple y óleo. Retrató a la actual Reina emérita y a su hijo, el entonces Príncipe Felipe, actual monarca español.

Su obra está repartida principalmente en colecciones privadas y centros y galerías de Holanda, Suiza, Francia, Reino Unido y otros países europeos y africanos, además del Rockfeller Center de Nueva York. En Canarias también ha colgado en museos, hoteles y distintos establecimientos.

De Vandeputte, han escrito, por ejemplo, Joaquín Castro San Luis, para quien la pintora “es una clásica, una recuperadora y mantenedora de la gran pintura del pasado”. Por eso, su arte es emocional, “responde a sensaciones y vibraciones marcadas porf un acento suavemente poético. Es una pintora de entrega vivencial que alcanza cualidades sorprendentes”. Y condensa:  “Revela  un profundo afán por causar en el espectador un efecto armónico, sabio y refinado”.

También ha glosado sus cuadros José Luis Díaz Ruiz quien afirma: “Los retratos son de forma realista sin perder de vista nunca la composición ni la armonía, bien adquiridas desde su formación académica. Logra captar en los rostros no solo los rasgos físicos sino que penetra en el interior para extraer imágenes que expresan bien reflexión, ausencia o ensimismamiento. Rostros vivos”.

Las muñecas, loe juguetes, las caras, la paisajística rural y urbana y los bodegones que plasmó Anna Vandeputte son una espléndida colección en la que no faltan lienzos que se acercan al hiperrealismo que desarrolla con la técnica de témpera al huevo, mezclada con óleo sobra tabla, con resultados brillantes de una fecunda policromía, siempre dignos de admiración.

Pintaba por rachas, vale, pero siempre dejó huella pues era autoexigente y dimensionó los géneros pictóricos a su manera. Una artista para admirar en cualquier momento.

viernes, 21 de junio de 2024

ELA, objetivo común

 

El recuerdo del portero Juan Carlos Unzúe, que militó en el Tenerife a finales de los años noventa, y el conmovedor testimonio que ayer tarde dejaba el alcalde de La Roda y senador por Albacete, Juan Ramón Amores, en un programa televisivo, agitó la procelosa evolución sociopolítica de la esclerosis lateral amiotrófica, popular ELA, una enfermedad neurológica  degenerativa que afecta a la vía piramidal a lo largo de su primera y segunda neuronas motoras. La supervivencia al diagnóstico ronda el 20% a los 3-5 años. No existe en la actualidad tratamiento curativo para ella, si bien se encuentran en investigación y desarrollo nuevas opciones terapéuticas. Como contrapartida, han sido muchos los fármacos investigados y muchas veces puestos en práctica que no han demostrado eficacia terapéutica.

Esto determina que el diagnóstico de la enfermedad implique un abordaje multidisciplinar que apunta principalmente a proporcionar un bienestar adecuado a cada una de las complicaciones de su evolución.

Un equipo de científicos e investigadores de la universidad de Buenos Aires (Argentina) ha publicado un interesantísimo trabajo en el que describe la sintomatología más frecuentemente desarrollada por el paciente y sus opciones de tratamiento, considerando la bibliografía nacional e internacional manejada así como la experiencia acumulada en investigaciones en sus respectivos departamentos como determinantes. Se concluye que debilidad muscular, sialorrea, secreciones bronquiales, afección seudobulbar, calambres, espasticidad, insuficiencia respiratoria, edema de miembros inferiores, depresión y disfagia son factores que caracterizan la evolución de la enfermedad. Amenaza la autonomía motora, la comunicación oral, la deglución y la respiración, aunque se mantienen intactos los sentidos, el intelecto y los músculos de los ojos. El paciente necesita cada vez más ayuda para realizar las actividades de la vida diaria, volviéndose más dependiente. El término esclerosis lateral amiotrófica lo utiliza Charcot por primera vez en 1874 y desde esas fechas la ELA se conoce universalmente con el epónimo de enfermedad de Charcot. El diagnóstico de la enfermedad es principalmente clínico y también electrofisiológico.

No ha habido suerte hasta ahora en España en las alternativas y tratamientos que deben prescribirse. Desgraciadamente, la controversia política se ha adueñado también de aquellos representantes públicos que quieren legislar para marcar un camino respetuoso con la ciencia y hasta ayer mismo, en el Congreso de los Diputados, podían palparse las diferencias, los distintos enfoques con que los grupos pàrlamentarios  pretenden avanzar al encuentro de esas alternativas. En nuestro país padecen la enfermedad entre cuatro mil y cuatro mil quinientas personas. El proyecto de Ley –“esta enfermedad no tiene ideología, la norma es imparable”, ha declarado el senador socialista albaceteño, Juan Ramón Amores- sobre el que se trabaja, está basado en cuatro pilares concebidos para mejorar la calidad de vida de las personas afectadas. En resumen, el reconocimiento del 33 % de grado de discapacidad desde el diagnóstico, lo cual permite a los pacientes acceder a beneficios y recursos específicos desde el momento en que se les diagnostica la enfermedad; la atención preferente con recursos técnicos y humanos especializados, lo cual garantiza que los pacientes cuenten con el apoyo necesario para enfrentar los desafíos de la ELA; la posibilidad de acogerse al bono social eléctrico, aplicable en casos avanzados en los que se requiere el uso de ventilación mecánica; y, finalmente, el establecimiento de un servicio domiciliario de atención fisioterapéutica y especializada durante las veinticuatro horas del día, orientado a asegurar el acceso contínuo a la atención necesaria.

jueves, 20 de junio de 2024

LLANTO POR MELECIO

 

Al final lloraremos por la pérdida de valores patrimoniales”, titulaba uno de sus trabajos de hace diez años Melecio Hernández Pérez, investigador y estudioso del Puerto de la Cruz, fallecido ayer, quien siempre estuvo atento a sus antecedentes históricos, algunos de los cuales hemos conocido precisamente gracias a su labor. Por lo tanto, no es sobrevenida esa querencia de Melecio por hechos tan controvertidos como es el derribo del muro de san Telmo, un ejemplo de la destrucción del patrimonio social, histórico y arquitectónico de la ciudad. Melecio escribió desde su sensibilidad comprometida y del conocimiento que le reporta haber vivido en las inmediaciones de ese rincón de la geografía urbana, de haber indagado en los testimonios que le han dado vida y de haber participado activamente en la defensa de aquellos valores que constituyen la personalidad urbanística misma de una ciudad.

            A fin de cuentas, Melecio Hernández Pérez hizo lo que cualquier portuense debería cuando aquellos lugares de la infancia o juventud, de las andanzas y del disfrute común, de la confortabilidad modesta y accesible a todas las clases sociales, se ven amenazados por la mano destructiva o especuladora, capaz de aniquilar todos esos valores que los portuenses han ido haciendo suyos. No solo es haber convivido con ellos sino haberse identificado, incluso ‘transgeneracionalmente’. Y como tampoco se puede poner en cuestión su progresismo, su respaldo a los avances sociales, su respeto y tolerancia con las concepciones modernistas del urbanismo y de las infraestructuras, resulta que sus opiniones, sencillamente, siempre fueron bien consideradas.

            Las expresaba en sus colaboraciones habituales en el diario El Día y en algunos libros que publicó siempre con gran entusiasmo y con probado cariño a su pueblo, en los que recogió un rico anecdotario de hechos y personajes. Con Melecio practicamos ‘autostop’ por primera vez, cuando nos trasladábamos al colegio San Agustín, de Los Realejos, y él acudía puntualmente a su trabajo en aquella localidad. Luego, muchos años después, fuimos sus clientes en una pequeña librería que instaló en la avenida Marqués Villanueva del Prado, popular carretera del Botánico. Lector empedernido, fiel en todo momento a su espíritu crítico, estuvo siempre atento a las inquietudes y manifestaciones culturales y artísticas que tenían por marco algún escenario de la ciudad, generalmente para congratularse de los exitosos resultados.

            Junto a Nicolás González Lemus escribió ‘El turismo en la historia del Puerto de la Cruz a través de sus protagonistas”, libro que, prologado por Isidoro Sánchez García, publicó en 2010, un excelente compendio para entender los orígenes y el alcance del hecho turístico que fortaleció la indeclinable vocación cosmopolita de la ciudad.

            En noviembre de 2015 le acompañamos en el Instituto de Estudios Hispánicos de Canarias (IEHC), cuando la Junta de Cronistas Oficiales de Canarias le distinguió con el título de ‘Memorialista’ que viene a ser, según el diccionario, aquella persona que por oficio escribe memoriales o cualesquiera otros documentos que se le pidan. Se trataba aquella decisión de un justo reconocimiento a un quehacer sensible y constante, indisolublemente ligado a la preocupación por los valores autóctonos que Hernández Pérez había sabido defender, sin estridencias y con certeza, en su infatigable dedicación a la lectura, en sus observaciones minuciosas y en sus investigaciones al servicio de la comunidad, plasmadas en artículos y libros que plasman, como hemos dicho, ya el rico y sin igual anecdotario portuense ya los orígenes, las etapas y los episodios sobresalientes de la historia del turismo en la ciudad natal, Puerto de la Cruz. Su ejercicio memorístico bien valía aquel reconocimiento de los cronistas oficiales canarios que saben de su compromiso y desempeño hasta encontrar en él una fuente fiable y autorizada, sobre todo, para mantener viva la memoria colectiva. Si todos somos depositarios de lo que ha pasado, alguno, como Melecio, tiene el privilegio de saber testimoniar.

          Él lo había advertido en aquel trabajo que lamentaba la desaparición de la configuración urbana de San Telmo, uno de los rincones portuenses más apreciados por gentes de toda condición y de varias generaciones: “Al final lloraremos por la pérdida de valores patrimoniales”. Cuanta verdad.

            Y hoy lloramos su pérdida porque, en cierto modo, él era integrante del patrimonio social portuense.

 

 



miércoles, 19 de junio de 2024

Patrimonio gráfico

 

Un nuevo proceso participativo que se abre en el Puerto de la Cruz y que se engloba dentro de Puerto Street Art. Así comienza, de la mano de la Asociación Insula Signa, un proyecto destinado a analizar una parte muy importante, como es la comercial, de la historia de la ciudad con la ayuda de personas e instituciones que se van a ir sumando a esta iniciativa pionera impulsada desde el municipio.

Se trata de identificar, proteger y recuperar el patrimonio gráfico de la localidad portuense. Es una alternativa para expandir el denominado ecosistema cultural y creativo de la ciudad, “una aventura singular que nos va a servir para poner en valor un patrimonio que muchas veces pasa desapercibido, pero que forma parte del paisaje de una ciudad con identidad e historia”, en palabras del alcalde, Marco González.

Atención, pues, a este nombre, Asociación Insula Signa, que involucra a diseñadores gráficos, arquitectos, artesanos, historiadores…, en el desarrollo de estrategias conjuntas para defender el valor identitario, proponiendo a su vez un desarrollo armónico y coherente del paisaje urbano, con el objetivo de protegerlo para así proporcionar el mejor entorno a los residentes y también a los visitantes, aportando una visión histórica de un patrimonio gráfico que está vivo en la memoria de miles de portuenses.

Jaime Medina, el presidente de esta asociación, hace hincapié en el hito que supone el proyecto, pues el hecho de que un ayuntamiento aborde el estudio y protección de su patrimonio gráfico “supone un hito en el Estado español y hace aún más interesante dicho estudio, pues la evolución de un pequeño pueblo de pescadores hacia una población cosmopolita con visitantes de todo el mundo, ha impulsado el desarrollo comercial y turístico de la isla y del archipiélago, dejando una valiosa huella gráfica en el entorno urbano y en la memoria colectiva que merece ser documentada y puesta en valor”, señalo Medina.

Un equipo multidisciplinar se ocupará de estudiar las calles de la ciudad en la búsqueda de elementos gráficos únicos que destacan por su carácter técnico, etnográfico o identitario, “para completar así un mapa de la ciudad que hable por sí solo de historia, de memoria, de pasado, pero también de presente y de futuro y ayudarnos así divulgar y a valorar el pulso comercial que siempre ha latido con fuerza en la ciudad”, explicó el alcalde que remarcó  que se trata del comienzo de un proceso basado en la participación y al que interesados en sumarse a esta iniciativa pueden hacerlo dirigiéndose al correo cultura@puertodelacruz.es.

Se inicia así este proceso con la participación abierta dentro del ecosistema cultural y creativo de la ciudad, que sigue sustanciando una visión de la cultura que quiere sumar voluntades para preservar, entre todos, un valioso patrimonio, tanto material como inmaterial. Es una invitación para acentuar la singularidad del legado comercial y turístico de la ciudad pionera de la actividad turística en Canarias y cuya voluntad de cuidar, divulgar y promover, tanto entre residentes como entre visitantes, hay que llevar a la práctica.

martes, 18 de junio de 2024

MAL MINISTRO, MUY MAL

 

De entrada, para que no haya ninguna duda: un ministro no puede conducirse con esa dialéctica en su desempeño público. Cierto que algunos hechos podrían estar de su lado y que todo tiene un límite a la hora de aguantar mentiras, pero eso no justifica el que llame ‘saco de mierda’ a un ciudadano que, como se verá luego, no es periodista y se conduce por la vida de bulo en bulo, o mejor, de provocación en provocación (no importan las falsedades).

O sea, que muy mal Óscar Puente, ministro de Transportes y Movilidad Sostenible, al referirse en esos términos a Vito Quíles, responsable de medios de la candidatura ‘Se acabó la fiesta’ que encabeza Alvise Pérez, eurodiputado electo tras loa últimos comicios europeos.

Lo peor es que toda la razón que asiste al ministro en el hecho que motiva la controversia cae en saco roto al emplearse con un insulto inaceptable. Ni la incontinencia verbal que le caracteriza ni el clima de encono y descalificación que predomina en la política de nuestros días ni las peculiaridades del personaje destinatario de sus denuestos e invectivas habituales –hay que desenmascararle, sí; pero no de este modo- explican la utilización de expresiones como la que nos ocupa. Aunque sea elemental decirlo: todo eso va en contra de quien lo profiere, abunda en el bagaje negativo que, por fas o por nefas, se va acumulando en la trayectoria de un cargo público que, al final, será recordado por estos hechos y no por muy positiva gestión que haya podido llevar a cabo.

La Federación de Asociaciones de la Prensa de España (FAPE) ha emitido al respecto un comunicado en el que señala que “sin entrar a dilucidar si Vito Quiles es un periodista, lo que está claro es que NO es un periodista en activo ya que ha figurado como candidato en la lista de Se acabó la fiesta (SALF) al Parlamento Europeo en las elecciones del 9/6 (en el puesto 57 de la lista) y la condición de candidato a cargo político es incompatible con la de periodista en activo”.

Por otro lado, la FAPE ampara a los afiliados de las asociaciones que componen la Federación o sobre temas generales que afectan a las libertades de expresión y de información, pero no a ciudadanos que no tienen la condición de periodista habida cuenta de lo dicho anteriormente. La FAPE considera, por tanto, que el enfrentamiento entre el señor Quiles y el ministro de Transportes, Óscar Puente, se trata de un conflicto entre dos políticos y que no ha lugar a admitir la petición de amparo.

La Federación considera, además, que, antes de formar parte de la candidatura de SALF a las elecciones europeas, el Sr. Quiles ha vulnerado sistemáticamente el código deontológico de la FAPEy que sus informaciones no cumplen el principio de veracidad que ampara el artículo 20 de la Constitución Española, teniendo, incluso, una causa abierta por un presunto delito de injurias y calumnias.

Dicho esto, no podemos aceptar la actitud del ministro Puente. La FAPE considera que sus descalificaciones e insultos son inapropiados de un servidor público y están al margen de la convivencia y el respeto que debe primar en un Estado de Derecho. Con todo respeto, le pedimos que si siente vulnerados sus derechos ante las opiniones vertidas por el señor Quiles, puede acudir a la Comisión de Quejas, Arbitraje y Deontología de la FAPE o, en última instancia, a los Tribunales de Justicia. Al igual que el señor Puente, si Quiles se siente agraviado ante las afirmaciones del ministro de Transportes, puede denunciarlo ante los Tribunales de Justicia si así lo estima”. El comunicado de la Federación concluye con una apelación: “Desde la FAPE volvemos a hacer un llamamiento a políticos y profesionales para que bajen el nivel de crispación, confrontación, e insultos que, desgraciadamente, se han convertido en algo habitual en nuestras instituciones y en las distintas redes sociales”

 

 

lunes, 17 de junio de 2024

Experiencia turística portuense

 

Es positivo que el Puerto de la Cruz siga subrayando la importancia que tuvo en su momento la adhesión en 2020 a la Asociación de Municipios Turísticos (AMTC), que ha logrado posicionar al municipio y, en un última instancia, al destino turístico, como impulsor, junto a otras trece localidades netamente turísticas de Canarias, de proyectos e iniciativas pioneras, que apuestan en la digitalización y la sostenibilidad dos vectores para ofrecer un futuro sólido y comprometido de la principal herramienta económica que es el turismo, sin consumir más suelo público, reivindicando así la protección del territorio y el entorno.

Es positivo que se tenga en cuenta el enorme caudal de la experiencia acumulada durante más de un siglo, con la iniciativa y la promoción de recursos naturales o ideados por la mano del hombre, produciendo una colosal transformación que ha sustanciado un impulso definitivo para un medio de vida, para un modo de ser y para una cultura. Lo expresa, en síntesis, Marco González, alcalde: “Desde el municipio y sus instituciones, tanto públicas como privadas, estamos posicionando a la ciudad en el lugar que merece, con unas políticas decididas para que la ciudadanía sienta como propio la especial relación que mantiene Puerto de la Cruz con el turismo desde hace más de un siglo”. Poner en valor esta singularidad teniendo voz propia en la AMTC y ahora también en la Comisión de Turismo de la FEMP y de la FECAM nos coloca en un momento histórico para definir nuestro sector turístico para las próximas décadas”, subrayó González.

A ello se suma los datos de la última encuesta de población activa de Canarias que revela cómo los municipios de carácter turístico han mejorado sus datos de empleabilidad, reduciendo por tanto sus tasas de desempleados. Así, según los datos comparativos de 2023 y 2024, el paro total ha disminuido en un 9,2% en el sector turístico en estos territorios, pasando de 23.054 desempleados en 2023 a 20.924 en 2024. Singularmente Puerto de la Cruz, con 9,3% menos, se pasó de 2.819 a 2.556 desempleados, dato que  se destaca compartiendo el mensaje del presidente de la AMTC, José Miguel Rodríguez Fraga, “con una notable reducción del desempleo fruto del esfuerzo conjunto y la dedicación de todos los sectores implicados, trabajando incansablemente para fomentar un crecimiento económico sostenible que beneficie a todos nuestros ciudadanos y ciudadanas”.

También González ha querido recordar los tres proyectos pilotos “que consolidan la apuesta por la concienciación medioambiental del sector con las iniciativas Green Bag, Green Coin y Good Market, que funcionarán como una plataforma inteligente turística que permitirá al turista conocer la huella de carbono que genera y la manera de redimirla en su estancia en Puerto de la Cruz, que además redundará en beneficio del sector primario, así como del producto y comercio local”.

viernes, 14 de junio de 2024

Favorecer la turoperación

 

En un análisis del digital preferente.com, se lee que, tal como evolucionan las cosas en el sector turístico, privilegiar al turoperador es un factor clave contra la masificación. En uno de los más confusos e inciertos debates sobre la evolución de la principal industria de Canarias, en el que se ha llegado a decir que también se puede morir de éxito, tal consideración entraña, cuando menos, una controversia colateral.

La turoperación siempre ha sido uno de los soportes básicos del negocio turístico, hasta el punto de que nada o poco se hacía si no eran tenidos en cuenta sus criterios, especialmente a la hora de fijar precios en venta de plazas aéreas y de camas hoteleras. “Estamos en manos de los turoperadores”, era una frase muy socorrida que aún debe tener su vigencia, pese a que la bonanza del sector siga prolongándose y algunos destinos se sigan beneficiando de una competencia en la que lo importante, en algunos momentos, ha sido llenar y se acabó. Poco importaba la calidad del producto y de los servicios que se iban deteriorando a pasos agigantados.

Ahora, cuando el negocio hotelero se ve cada vez más amenazado por la proliferación desordenada de las viviendas de alquiler turístico, cuando las patronales solo ofrecen tibias respuestas a los problemas que se van concatenando y la administración autonómica vuelve a hacer gala de su proverbial lentitud, el aludido análisis incide en que la turoperación aparece como un soporte poco menos indispensable para el equilibrio de los destinos turísticos que reciben centenares y miles de visitantes, “especialmente desde el auge del turismo individualizado y el del desmadre de Airnb” (una compañía que ofrece una plataforma digital dedicada a la oferta de alojamientos a particulares y turísticos, lo que se conoce como alquiler vacacional ) mediante la cual los anfitriones pueden publicitar y contratar el arriendo de sus propiedades con sus huéspedes; anfitriones y huéspedes pueden valorarse mutuamente, como referencia para futuros usuarios. El nombre es un acrónimo de airbed and breakfast. Airbnb tiene una oferta de unas dos millones de propiedades en ciento noventa y dos países países y treinta tres mil ciudades. Según datos obrantes en Wikipedia, desde su creación en noviembre de 2008 hasta junio de 2012 se realizaron diez millones de reservas.  No, desde luego, no es un chiste fácil.

En el citado análisis se plantea que el apoyo público a los turoperadores también se vería avalado porque los puntos más saturados podrían modularse, si el transporte para excursiones viene organizado previamente, en lugar de que resulte imposible de planificar, como ocurre con el viajero que va por libre.

Es cierto que la turoperación tiende a fomentar un turismo de mayor proximidad a su hotel, donde encuentra la mayoría de servicios que necesita un viajero, a diferencia del que se aloja en una vivienda vacacional --detraída al mercado residencial--, y que por tanto expande en menor medida su presencia física por lugar donde suelen habitar los locales. Esa es una de las claves para interpretar la conveniencia de que instituciones o las administraciones públicas respalden a los tuoperadores. Eso sin que ello signifique propiciar una posición de privilegio en el negocio.

jueves, 13 de junio de 2024

Hábitos comerciales

 

El Boletín Oficial de Canarias (BOC) publicó el pasado 3 de junio la convocatoria de la Consejería de Economía, Industria, Comercio y Autónomos del Gobierno de Canarias de subvenciones a proyectos de equipamientos complementarios para el desarrollo de las zonas comerciales abiertas. La convocatoria está abierta hasta el 4 de julio y está dirigida a entidades locales, a fin de que opten a inversiones de mejora a través de acciones consistentes en estudios estratégicos, planes de actuaciones urbanos comerciales, así como mejora de las zonas verdes, señalética y mobiliario urbano, entre otras acciones.

El programa, de carácter plurianual, cuenta con un presupuesto de 1,1 millón de euros: 900.000 euros para este año 2024, y 200.000 euros para 2025. Se subvenciona entre el 60 % y el 100 % de los proyectos en función del tamaño de las entidades solicitantes.

Es de suponer que la convocatoria trata de incentivar la capacidad inversora y de modernización de los titulares de establecimientos comerciales que, desde hace algún tiempo, acentúan sus quejas porque la competencia con las grandes superficies o almacenes las tiendas de reapertura o nuevo diseño, mejor dotadas, con otros esquemas de funcionamiento, más avanzados o técnicamente reorientados desde la digitalización, esa competencia, decíamos, es cada vez más exigente y, por tanto, más complicada.

Las zonas comerciales abiertas no son, ni mucho menos, un invento del actual Gobierno autónomo. Necesitan estímulos, no solo dinerarios. Al contrario, hay que evitar que vayan subsistiendo gracias a las subvenciones públicas. Modos de compra, hábitos de consumo, espacios alternativos… deben ser fomentados en poblaciones que incorporan estos espacios urbanos y también en la transición que supone la transformación de los comercios tradicionales o familiares, en muchos casos medios de vida de la unidad familiar. Téngase en cuenta que las zonas comerciales abiertas son consideradas como áreas urbanas al aire libre, claramente delimitadas, que concentran una relevante actividad comercial, restauración, ocio y otras actividades complementarias.

Hay que aguardar resultados, de ahí que sería muy positivo un seguimiento en el que sea contrastados, principalmente si posibilitan una evolución favorable o de consolidación y crecimiento.

Por otro lado,  la Consejería de Economía, Industria, Comercio y Autónomos publicó, el pasado 29 de mayo, otra convocatoria de subvenciones para proyectos de mejora de los mercados tradicionales de Canarias y el comercio rural. Se trata de una línea de ayuda destinada a aumentar la competitividad y el valor añadido de los productos producidos y procesados en Canarias, a través de la dinamización de los mercados tradicionales y mejora de las zonas comerciales abiertas de los municipios rurales.

La convocatoria estará abierta hasta el próximo 30 de junio y cuenta con un presupuesto de un millón de euros: 700.000 euros para mercados tradicionales (600.000 euros este año 2024 y 100.000 para 2025) y 300.000 euros para la mejora de las zonas comerciales rurales (250.000 euros este año y 50.000 euros en 2025).

 

miércoles, 12 de junio de 2024

CARMELO PÉREZ ABREU, HECHO A SÍ MISMO

 

Falleció Carmelo Pérez Abreu, profesional del turismo, un hombre hecho a sí mismo que pasó por todos los grados de hostelería hasta ejercer altas responsabilidades empresariales en la cadena (grupo) Sol, una de las más importantes del país con sólida implantación en Canarias.

Carmelo tuvo siempre un peculiar sentido del cumplimiento del deber desde los tiempos en que se inició como botones de hotel, allá en el Puerto de la Cruz de los años sesenta del pasado siglo. Fue aprendiendo, sin alharacas, con pragmatismo, conoció el funcionamiento de los distintos departamentos que terminó coordinando y dirigiendo con suma maestría hasta llegar a la dirección, la que ejerció con mucha solvencia.  Carmelo era de los que se sabía todo en el universo hotelero y empresarial.

Su rica experiencia granjeó la confianza de uno de los más poderosos empresarios turísticos del país, Gabriel Escarrer, quien no dudó en encomendarle misiones que tenían mucho que ver con la adquisición y transmisión de propiedades inmobiliarias así como con las inversiones.

En ese capital acumulado de experiencia profesional, Pérez Abreu siempre conservó un bagaje especial: dotado como pocos para la negociación, estaba presente de forma activa en cualquier proceso, ya fuera un convenio laboral ya se tratara de precios de habitaciones ante la siguiente temporada turística o de una reserva masiva para determinado evento. Su visión le hizo ganar confianza y destreza, de modo que las comisiones o equipos negociadores de los que formó parte siempre tuvieron un referente solvente, capaz de atemperar los ánimos cuando las cosas se complicaban. Los turoperadores encontraron siempre un  aliado, una persona dispuesta a encontrar soluciones.

Hasta en Baleares conocieron de sus buenos oficios. Aquí, en nuestras islas, se desenvolvía con facilidad asombrosa. En el ámbito de la dirección empresarial siempre se valoró su capacidad de gestión, apta para plasmar sus criterios en proyectos e iniciativas. Pasaba temporadas en Fuerteventura y Lanzarote, también en Gran Canaria, La Gomera y La Palma. Allí visitaba e inspeccionaba los establecimientos de su cadena, siempre con una idea: que se supiera que estaba pero no se notara.

Tal es así que cuando llegó la jubilación, siguió traquinando, como si se resistiera a dejar de seguir promoviendo y gestionando. Quiso que le acompañáramos en algunas visitas y gestiones en distintos departamentos de la Administración. Ahí pudimos contrastar el sello de Carmelo, inconfundible, sereno y pausado ante un consejero, un alcalde y un dirigente técnico a los que hablaba con su estilo que,a veces, podía parecer poco ortodoxo, pero luego lo arreglaba no solo con su proverbial amabilidad sino con un déjame entrar muy persuasivo.

Pérez Abreu vivió desde dentro convocatorias de renombre internacional en el Puerto de la Cruz, su localidad natal, que contribuyó a proyectar, como la Muestra Internacional de la Canción del Atlántico o el Festival Internacional de Cine Ecológico y de la Naturaleza. Amigo respetuoso de César Manrique, de Pepe Segura, de Lorenzo Olarte y de Jerónimo Saavedra, lo fue también de Paco Afonso y Félix Real a los que resolvió papeletas de alojamiento en visitas de ‘vips’ o cuando se daban situaciones reales de ‘overbooking’.

Carmelo hizo sobre el terreno, en aviones y múltiples hoteles, la otra carrera turística, la que se aprende en foros con personas de toda condición, la que se contrasta en gestiones de todo tipo, hechas allí en promociones y ferias cuyas interioridades conocía tan bien, siempre huyendo de protagonismos.

Así era, sencillo y pragmático. Inolvidable.