viernes, 3 de mayo de 2013

PAÍS DE DOS MITADES

No era difícil predecir la encrucijada venezolana. Ahí queda el saldo de once heridos tras una riña en la sede de la Asamblea Nacional donde, teóricamente, se va a hablar, transar y producir. Pero prefirieron librar el parlamentarismo en un ring. Y la imagen que proyectan no puede ser más desgradante y más inquietante. La Venezuela de las dos mitades estaba allí escenificada, en la sampablera de la que habló el mismísimo presidente de la República. El de la cámara legislativa estaba a lo suyo, acentuando el cisma, radicalizando la causa.
Ya no se habla tanto de revolución, a pesar de que Nicolás Maduro sigue empeñado en practicar un Gobierno de calle -así lo llaman-, y mucho menos de la situación económica del país, bastante delicada, por cierto. Al cabo, la inseguridad ciudadana sigue galopando. Se empeñan en extremar la incertidumbre, a la espera de una resolución definitiva sobre los comicios cuestionados. Y ahí se complican las cosas: en esa tensión social que nos hace temer lo peor para el país hermano.
Si se pegan en el Parlamento y hay señales de desabastecimiento, ¿hacia dónde avanzan?

1 comentario:

Salvador García LLanos dijo...

Una locura todo ello, si no se hablan porque están enfadados entre sí, no sólo de las misma fuerza política, sino con sus amigos de “pacto” y con todo lo que están en contra de sus propios intereses, como no van a ir cada uno por su lado con los técnicos y funcionarios de este ayuntamiento, que no hay por donde cogerlo. Por lo menos ese es el rumor que corre por toda esta bella ciudad.
Abandono todo, desidia por los que nos representan y meto en el saco a todos, tanto a los que gobiernan como a la oposición, vaya lacra nos cayó encima y que los portuenses no vemos ni la luz de la “vela” al final del tunel y seguro que con esta gente cuando la veamos al final de la cueva, esta apagada.
Me quedo de tu hermoso escrito de tu blog, Salvador, con la frase, sin menospreciar el resto: “El Ayuntamiento está dejando morir el Plan Especial. Tendrá futuro solo si la Administración local quiere y pone empeño”, el ayuntamiento que es la gente del pueblo si quiere, pero los que nos gobierna y los que no lo hacen, los que van a los plenos hacer números, no quieren y lo peor de todos es que no ponen empeño. Solo miran sus cuentas bancarias cada mes por ver si cuentan con los correspondientes ingresos. Vaya desastre...