viernes, 12 de junio de 2015

SEIS MESES SIN COBRAR

Casi a la misma hora en que se constituye mañana la nueva corporación municipal, los trabajadores de los servicios de bares, quioscos y restaurantes del complejo turístico ‘Costa Martiánez’ estarán protagonizando en los alrededores del refugio pesquero una concentración de protesta por el impago de sus salarios. No cobran desde el mes de enero. Les adeudan, además, bolsas de vacaciones de dos años y otros complementos.


De modo que el consistorio ya tiene algo en lo que emplearse apenas los ediles tomen posesión de sus cargos. Este no es un problema menor: viene del mandato anterior cuando el gobierno local no supo o no pudo resolverlo. Tuvo a su alcance una excelente oportunidad para hacerlo, cuando desde la oposición le fue ofrecida una comisión de seguimiento de las concesiones administrativas pero la soberbia, la ceguera y la inhibición pudieron más: la rechazaron y se fue al limbo. Hoy, al menos, hubieran podido diagnosticar con fondo, esbozar una solución y quién sabe si hasta lograr una cierta pacificación social.

Los hechos y las circunstancias indican claramente que el asunto pinta feo. Tan solo la versión de Intersindical Canaria (IC), que agrupa a los empleados, es para echarse a temblar. Ya fueron generosos los trabajadores que aceptaron un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), con reducción de jornada y de salario. El Ayuntamiento, según fuentes del sindicato, ha abandonado a los operarios a su suerte. La situación se ha hecho insostenible.

Hay otros procesos no menos conflictivos ni problemáticos para el Ayuntamiento portuense, como son la disolución del Organismo Autónomo Local, sentencias judiciales condenatorias para restituir derechos y cantidades al personal laboral, la suerte del Museo Arqueológico Municipal, la estabilidad jurídica y laboral de los empleados del bar ‘Dinámico’ y qué hacer con la empresa pública Pamarsa con la específica disposición legal.

Como se ve, una ‘buena’ herencia en la que, por inmediatez, sobresale la situación de los trabajadores del complejo ‘Costa Martiánez’ representados por Intersindical Canaria que estarán hartos, seguro, de que nadie se ocupe de ellos. ¿Qué pensarán, inocente pregunta, cuando escuchan y leen que el Fondo Monetario Internacional quiere apretar un poco más el cinturón?

Entre desidia e incapacidad de unos e insensibilidad y abuso de otros, terrible.



1 comentario:

khispano atlántico dijo...

neo-caciques y listillos de las afortunadas jodiendo el paraiso del cara Olarte, uno que bien dió coba de castuza elitista chulesca.