sábado, 22 de enero de 2011

VERSOS POPULARES (V)

En anteriores entradas consignamos versos populares que recogieron algunos episodios y algunos sentimientos de la vida portuense. Caracterizados por el desenfado, la mordacidad y hasta lo que hoy se llamaría mala uva, encontraron una notable acogida no sólo por rememorar determinada época histórica sino por la singularidad de su propio contenido. Ya se ha explicado que, independientemente de la autoría, fue una forma de ‘comunicar’ y de intercambiar lindezas, muy propio, además, de una localidad pequeña a la que el espíritu de la maledicencia se le identifica con el dicho liberatorio “En lenguas del Puerto te veas”.

Hemos rescatado algunas otras coplas y estrofas que se suman a las ya publicadas. Picantes casi siempre, divertidas, ocurrentes, absurdas, canoras, musicalizables… Lean.

Para empezar, una política:

“En el cielo manda Dios
y en la tierra, los obreros;
y en el Puerto de la Cruz,
Florencio Sosa Acevedo”.

Una que juega con el amor y los apodos:

“Todas las tardes baja
el lucero de la Villa,
a enamorar en el Puerto,
con agua de manzanilla”.

Carnavaleras, varias. Esta primera la interpretaba, con música de Mi jaca, la murga Los Viudos, de efímera aparición mediados los años sesenta:

“Mi suegra
relincha y da patadas
cuando va p’a las barriadas,
caminito del Peñón.
La quiero,
lo mismito que a una burra
que me está dando patadas
por culpita de un querer”.

Otra fue cantada (música de La cucaracha), por Los Murgoconcejales, una improvisada reunión de ediles que se atrevieron a subir al escenario del parque San Francisco y lanzar:
“Los periodista, los periodistas
ya no pueden criticar
porque la murga, porque la murga
ha aprendido a replicar”.

En aquellos años, mediados los ochenta del siglo XX, circuló entre los carnavaleros portuenses la siguiente estrofa (con música de O Balancé, O balancé) dedicada al sin par Pepín Castilla:

“¡Oh, mariscal, mariscal!
Cuánto te gusta mandar.
Entra en el parque
y ponte a limpiar:
¡Oh mariscal, mariscal!”.

Las diferencias entre el Puerto y La Orotava encontraron también inspiración poética:

“Tres cosas hay en el Puerto
que no las tiene la Villa:
el muelle, la plaza del Charco
y la calle La Ranilla”.

Trasladadas tales diferencias a la rivalidad futbolística, se generó una variable de la anterior, alusiva a un famoso jugador:

“Tres cosas hay en el Puerto
que no las tiene la Villa:
el muelle, la plaza del Charco
y el muy goleador Movilla”.

Habrá más, seguro.

1 comentario:

Salvador García LLanos dijo...

Andrés Carballo Rodríguez, compañero de colegio y de juegos, envía la rectificación de una las poesías, en concreto la que interpretó, con música de Mi jaca, la murga Los Viudos. Dice así y así se corrige:

“Mi suegra

relincha y da patadas

cuando va p’a la barriada,

caminito de´l Peñón.

La quiero,

lo mismito que a una burra

que me está dando patadas

por culpita de un querer".

Aún la conservo, por lo que creo que te equivocaste en algo.