miércoles, 26 de abril de 2017

RIESGO DE POBREZA O EXCLUSIÓN SOCIAL

Sin noticias del presidente Rajoy, mentiras piadosas para rechiflante argumentación judicial, mensajes de un ministro de Justicia que nada tienen que ver con la investigación a un ex cargo público relevante, que para eso el juez ordenó instalar un micrófono en su despacho, una querella que sale de prisión destino Pablo Iglesias, un Pujol detenido y práctica estalinista pura y dura con Iñigo Errejón para que no intervenga en un archiconocido programa radiofónico... Muy bien: el país, en medio de su cotidianeidad política, hasta que nuevos datos estadísticos revelan que, pese a la mejora de la economía, aún existe un 22,3% de la población, más o menos uno de cada cinco españoles, se halla en riesgo de pobreza o exclusión social y subsiste con menos de ocho mil doscientos euros al año. Esto también interesa, ¿verdad?
El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha publicitado los registros de la Encuesta de Condiciones de Vida (ECV) que ponen de relieve las sombras de la desigualdad y las debilidades de muchas familias para afrontar gastos y obligaciones. En la evolución de los ingresos medios por hogar y por persona, se advierte que el 38,1% de los hogares no tiene capacidad para afrontar gastos imprevistos; que el 39,5% no puede irse de vacaciones ni una semana al año y que el 8,4% se retrasa en los pagos de su vivienda. Continúan, pues, las estrecheces para un alto porcentaje de ciudadanos.
Según las mismas fuentes, el ingreso medio por persona en España alcanza los diez mil setecientos ocho euros al año. Y por hogar, veintiséis mil setecientos treinta. En la comparativa, los indicadores establecen que mientras los ingresos medios por persona y hogar han aumentado un 2,8% y un 2,4%, respectivamente, en un año, la tasa de pobreza, aunque en menor medida, también lo ha hecho.
Hay que precisar el concepto “riesgo de pobreza”: según el INE, mide desigualdad, no pobreza absoluta, o lo que es igual, cuántas personas tienen menores ingresos que el conjunto de la población. Lo inquietante, en ese sentido, es que la tasa de pobreza de los mayores de 65 años, ya afecta al 13% en tanto que la de los menores de 16 años ronda al 28,9% y supera en 6,6 puntos a la del conjunto de la población. Este indicador tiene en cuenta la baja intensidad de empleo y la carencia material severa como no poder comer carne, pollo o pescado cada dos días, no poder tener coche, calefacción o lavadora no no disponer de seiscientos cincuenta euros para gastos imprevistos.
La tasa de riesgo de pobreza por nivel de formación alcanzado también ofrece registros no muy alentadores. Por tipo de hogar, el 42,2 % de los hogares formados por un adulto con hijos dependientes a cargo sufre tal riesgo. La menor tasa de riesgo de pobreza es la de los hogares de dos adultos sin niños dependientes (15,5 %). También el 48,5 % de los parados está en riesgo de pobreza, al igual que el 11 % de los jubilados.
Finalmente, un dato llamativo que afecta a Canarias: el porcentaje de personas por debajo del umbral de riesgo de pobreza es del 18,8 % para los españoles, del 40,3 % para los extranjeros de la UE y del 52,1 % para quienes no pertenecen a la Unión Europea. Por comunidades autónomas las tasas de riesgo de pobreza más elevadas son las de Andalucía (35,4 %), Canarias (35 %) y Castilla - La Mancha (31,7 %), y las más bajas a Navarra y País Vasco (9 %) y La Rioja (11,9 %).

2 comentarios:

Ricardo Soriano dijo...

Unas cifras que deberían avergonzar a quienes gestionan la "res pública" y que nos obligan a reflexionar y mucho. Sobre todo a quienes pensamos que acabar con la desigualdad debe ser uno de los afanes de la sociedad.
Un saludo

Oswaldo Hernandez dijo...

Esa realidad no interesa. En un país con estas cifras es para temblar
por este silencio atronador.