sábado, 12 de noviembre de 2016

PINTURAS DE RINAT ANIMAEV

Paisajes, bodegones, naturaleza y marinas son los motivos de las treinta y seis obras sobre tabla que dan vida a la primera exposición en España del pintor Rinat Animaev (Tayikistán, marzo, 1955) que se puede contemplar en La Ranilla Espacio Cultural, la coqueta sala portuense, cuyos propietarios-gestores, por cierto, ya han completado la planificación de las actividades que desarrollarán a lo largo del próximo año. A eso se llama trabajar con antelación y esmerarse en la superación. También son noticia porque mañana domingo recibirán el premio ‘Paco Afonso’ en la modalidad Emprendimiento y Responsabilidad Social, compartido con la Sala Timanfaya, lugar donde se celebrará el acto de entrega.

Sigamos con la pintura de Animaev, forjada en el Instituto Estatal de Arte de Moscú. Rinat nació en el seno de una familia de emigrantes tártaros de vocación artística. Vino al mundo -confiesa en la biografía que aparece en un espléndido catálogo- en una casa-museo donde él mismo preparaba los colores. Terminó convirtiéndose en un experto en pinturas. Su padre fue quien primero le aconsejó la manera de coger un lápiz. Tenía diez años cuando se produjo la muerte inesperada de su padre pero la vocación artística no declinó. Finalizó su estudios (1984) en la capital rusa. Se especializa en óleo sobre caballete. El hotel President, de Moscú, exhibe una sugerente colección de dibujos suyos con carácter permanente. En 1989 se asienta en Francia donde dibuja y madura para exponer en Rusia. Será el primer pintor de esta nacionalidad que obtiene autorización de la dirección del Museo del Louvre para copiar las obras del célebre Daubigny.

Valentín Berradre, un empresario guipuzcoano dedicado a la impresión, fotógrafo profesional, explicó durante el acto de presentación de la exposición algunos rasgos biográficos y estilísticos del autor. “El arte es un eterno aprendizaje”, confiesa Animaev. Por eso, “pinto todos los días. Actualmente, prefiero expresarme con pinturas al óleo”, siguió diciendo.

Su credo es desnudar e interpretar los sentimientos con una expresión colorista que responda a las diferentes emociones de cada persona. En consecuencia, admite cualquier forma expresiva siempre que no dañe o aniquile la belleza y la vida misma. El empleo de la trementina en los disolventes proporciona a los óleos del pintor una vitalidad enriquecedora. La colección se podrá contemplar hasta el próximo viernes 25.

Claro que nos quedamos sin conocer -por razones de complicaciones y elevados costes de traslado- los retratos, el género en el que Animaev, según todos los testimonios, demuestra ser un pintor de primerísimo nivel sin necesidad de tener que recurrir a fotografías. En efecto, la visualización de catálogos confirma esa apreciación. Un escritor, un músico, una mujer (Marion) o ciudadanos como Marc Dinapoli o Abdou, con rasgos muy naturales, reflejan la solvencia del pintor ruso.


Quizás dentro de un tiempo haya oportunidad de admirar esos retratos.

1 comentario:

Francisco Garcia dijo...

No me lo tengas en cuenta pero ese tipo de letra es muy complicado de leer. Yo recomendaría otra fuente, por ejemplo Google te proporciona algunas mas. No pude leer tu reportaje.