miércoles, 25 de enero de 2017

GENERAR Y CULTIVAR TALENTO



El filósofo, ensayista y escritor José Antonio Marina, autor del libro Educación para la ciudadanía (SM), es rotundo al afirmar que “necesitamos dedicar a la Educación al menos un 5% del PIB”. Lo dice en otro contexto, en el de resaltar la importancia de esa materia en los modernos órdenes de la vida, en el de la influencia de la economía a la hora de diseñar y plasmar cualquier modelo; pero viendo que se suceden a nuestro alrededor los episodios de brusquedad y violencia en escenarios tan sensibles como los deportivos, en presencia de hijos y menores de edad; las expresiones vulgares de mala educación, estimulantes de la intolerancia y del irrespeto, en medios de comunicación y en redes sociales, el profesor Marina acierta cuando aboga por generar talento de modo que la educación se convierta en la mayor fuente de riqueza de una nación.
            El premio Nobel de Economía, el estadounidense James Heckman, profesor de la Universidad de Chicago, ha considerado que la inversión en los niveles básicos de educación es la que produce mayores retornos económicos. Fíjense que habla de ‘niveles básicos’, o sea, donde hay que actuar con rigor y fundamento, para hacer de la educación un factor primordial de civismo y ética.
            Mientras todo eso se descuide, seguiremos asistiendo a agresiones físicas y verbales reprobables. No se trata de aplicar sanciones o medidas coercitivas, que pudieran servir. Es, más bien, educar en valores, prevenir, hacer ver que la convivencia ha de responder a cánones elementales de saber estar y de comportarse. Dice el profesor Marina que “la riqueza de las naciones no son ya las materias primas, la producción agrícola, o el capital financiero, sino el capital intelectual”.
            Es cuestión, pues, de generar y cultivar talento. Se evitarían tantas cosas…

1 comentario:

Cecilio Urgoiti dijo...

Como siempre genial... Un saludo