jueves, 26 de febrero de 2009

EL ESTORNUDO DE GOOGLE

Fui uno más entre los millones de personas de todo el mundo que en la mañana del martes de Carnaval tuvieron bloqueado el servicio de correo electrónico del buscador google.


Parece que todavía están investigando las causas del incidente que dejó sin e-mail, durante unas tres horas, a millones de usuarios.


El incidente propulsaba una pregunta inquietante:


-¿Y si de pronto nos quedáramos sin internet?


O lo que es igual:


-¿Podremos sobrevivir ya sin internet?


Miren que la cosa se pone fea si, en plena recesión económica, nos quedáramos sin esa herramienta ya tan cotidiana, tan común en el desenvolvimiento de prácticamente todos los órdenes.


¡Santo cielo! Han desaparecido miles de millones de dólares/euros, algunos autores del desmoronamiento del sistema financiero mundial siguen sin rechistar ¿en celdas lujosas?, las bolsas no reaccionan, los expertos están demostrando que no habían estudiado para este "crack" y ya uno de los pilares del universo cibernético ha dado muestras de flaqueza.


¿Habrá sido el ataque de un pirata? ¿Habrá inoculado hasta límites insospechados uno de esos virus que a menudo circulan por la red amenazando, poco menos, con el apocalipsis? ¿O habrá sido un ensayo preventivo de esas ciberfuerzas imperceptibles pero que existir, existen?


Interrogantes inevitables, aunque suenen a broma. Pero lo cierto es que el periódico New York Times se lo tomó muy en serio y en su edición on line analizaba si el incidente ha puesto en evidencia lo dependientes que son las personas del software basado en la red.


¿Sin internet? ¿Podemos?


El estornudo de google es todo un aviso.


Y por si alguien cree en las casualidades, pinchen en el enlace que sigue. Es un docudrama interesantísimo que ayudará a entender los riesgos o a merced de quién estamos.


1 comentario:

Mariuxi dijo...

Y no solo las personas a nivel doméstico, sólo imagina que todo el comercio nacional e internacional, supply chain de productos y servicios -alimentos y medicinas por ejemplo- medios de comunicación, etc. se verían seriamente afectados. Para mí es casi equivalente a que cayeran bombas atómicas...habría que reconstruir millones de procesos para regresar a lo que era nuestro modelo de vida, y eso sin contar con las implicaciones sociales y psicológicas.

Y es posible! no es novedad que un virus afecte a la red de redes en forma masiva.

Muy interesante el tema Salvador.