jueves, 18 de marzo de 2010

"NO WINTER BLUES" ¿FRIGORÍFICOS?

Internationale Tourismus-Börse (ITB), Berlín (Alemania). Junto con Londres y Madrid, la feria de promoción turística más importante de Europa. Pasa un autobús en cuyo panel lateral se lee "No winter blues" (algo así como "No invierno triste"). Un ciudadano se siente picado por la curiosidad y pregunta a otro visitante de la feria si sabe de lo que va el anuncio. Respuesta: "No sé, creo que es de un frigorífico".
La anécdota la ha contado, en primera persona, porque él es uno de los protagonistas, el presidente del Cabildo Insular de Tenerife, Ricardo Melchior. Le ha servido para reivindicar el nombre de la isla (y de las islas) en cualquier acción promocional. Bueno: eso y para poner de relieve la descoordinación con la Consejería de Turismo del Gobierno de Canarias.
Defiende Melchior su parcela o, si se prefiere, los intereses turísticos de Tenerife. Postura respetable. Y mal se debe estar haciendo las cosas cuando expone públicamente su queja y su disconformidad.
Explicación de la anécdota: "No winter blues" es el lema de la campaña que la Consejería está realizando. Sostiene el presidente del cabildo tinerfeño que en este tipo de acciones, hay que ser lo más identificativos posibles, de modo que aparezcan muy visibles y legibles las expresiones Die Kanarischen Inlsen o Canary Islands, según se ejecute en Alemania o Reino Unido. Es la única manera, dice Melchior, de que el mensaje cale o impacte. Si no, ya se ha visto: se exponen al desconocimiento o a la asociación de ideas con los frigoríficos. Tiene gracia la cosa.
En su valoración -he ahí la esencia de la crítica política- Ricardo Melchior pide que se consulte a quienes tienen experiencia en este tipo de iniciativas promocionales. "Echo de menos reuniones y negociaciones sobre este asunto", afirma desnudando una carencia que, de consolidarse, puede dejar un preocupante saldo negativo para el sector y para el destino.
Sus críticas sobre lo ocurrido en Berlín (disfunciones, desencuentros, desconocimientos, incomunicación con la iniciativa privada y entre las propias instituciones...) revelan una falta de sintonía con el departamento competente del Gobierno de Canarias. Y eso es lo preocupante, porque el mercado alemán es decisivo, hay que mimarlo casi. Y porque los esfuerzos que se han venido haciendo desde hace décadas saltan por los aires en muy poco tiempo, tal como anda el negocio, donde poco cuesta poner señuelos de precios más baratos y apostar por otros destinos casi sobre la marcha.
No se ha escondido Melchior para hacer visible su malestar. Si por él fuera, y por lo ocurrido en la capital alemana, seguro que revisaban los teóricos esquemas conjuntos de promoción del producto. Un toque de atención. Atentos a los efectos que genera porque si el mensaje frigorífico se multiplica, mal asunto.

1 comentario:

Antonio dijo...

BUENAS TARDES o DÍAS:

Muy acertada la observación y la necesidad de una mayor coordinación.