viernes, 10 de marzo de 2017

ADVERTENCIAS EN BERLÍN

Los registros y las tendencias favorecen a España, turísticamente hablando. Aunque ya han dejado caer que Egipto está ya en plena fase de renovada atracción. Pero, bueno, lo cierto es que en la Feria Internacional de Berlín (ITB) se ha dado a conocer el informe Análisis viajero, cuyos contenidos indican que los alemanes sitúan a nuestro país en aventajado puesto de preferencia para sus destinos vacacionales. El cómputo de viajes de los alemanes a territorios españoles, en efecto, registró un incremento interanual del 8%. Un 14,8% de ciudadanos alemanes que disfrutaron de su tiempo de asueto fuera de su país eligió España. Todo ello quiere decir que es un destino preferente, que acentúa su liderazgo en un mercado de tanto peso como es el germano, que también resulta determinante en el medio turístico canario.

Pero de esta nueva edición de la feria berlinesa llega otra advertencia que no debemos perder de vista: se habla de los efectos negativos de la política migratoria del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump. Autoridades en materia turística, como el secretario general de de la Organización Mundial del Turismo (OMT), Taleb Rifai, confesó su consternación por los efectos de las decisiones de la Administración norteamericana: “El aislamiento no aumenta la seguridad, sino que hace que crezcan las tensiones y las amenazas”, dijo Rifai, para quien, a la hora de elegir un destino vacacional, “tener la sensación de que se va a sufrir algún tipo de discriminación, del tipo que sea”, es siempre importante. No quiere más muros Rifai, como es natural.
La incertidumbre generada con posibles restricciones a los visados de entrada para ciudadanos europeos elevará, sin duda, la preocupación en el ámbito del negocio turístico. Tal es así que el presidente de la Federación Alemana del Turismo, Michael Frenzel, se ha permitido recordar que las restricciones al viajero afectan al conjunto de la economía. Claro: parte de la premisa de interrelacionar libertad y viajes, de modo que no es descabellado el temor a un retorno al pasado, “cuando entrar como turista en Estados Unidos podía convertirse en una auténtica pesadilla”, según barruntó en la apertura de la ITB. Frenzel, muy crítico con la línea aislacionista del Gobierno norteamericano, afirmó que su política “dañará al sector turístico”.
Que anden atentos los empresarios, promotores y profesionales. Estos criterios son más importantes que las tendencias y los influjos artificiales.