sábado, 4 de marzo de 2017

EL CARNAVAL DE HACE TREINTA AÑOS

Fin de semana para completar el programa carnavalero. Últimos días para vibrar y sufrir, que de todo hay en esa viña de carnestolendas, hasta debates de idoneidad de fechas, como si estas no estuvieran ya señaladas en el calendario y como si un cambio fuera la panacea de los retrocesos advertidos gradualmente. En fin, Piñata para divertirse y prepararse para el siguiente trance, la Semana Santa de recogimiento y vacación que todos quieren aprovechar.
Sin ánimo comparativo alguno, un repaso a los periódicos de hace teinta años refleja el relieve adquirido entonces por el Carnaval portuense. Desde la presentación de candidatas infantiles y adultas, que se acercaban a la decena en ambas modalidades, a las actuaciones de agrupaciones en varios escenarios y a la celebración de dos bailes de disfraces, ambos con fines benéficos: uno convocado por la Asociación de Amas de Casa en el hotel 'El Tope', presidida por María Teresa Yanes Vega, y al que asistieron unas quinientas personas, con actuación de dos orquestas y de la fanfarria 'Ritmo musical', de Los Realejos; y otro, del Rotary Club del Puerto de la Cruz, que tuvo lugar en el hotel 'Maritim', también con nutrida asistencia. Estos bailes han desaparecido de la programación carnavalera.
Hubo, según las crónicas, un gran entierro de la sardina, incinerada en los alrededores del refugio pesquero. Reina de los festejos, miembros de la corporación municipal y decenas de viudas, viudos y doloridos acompañaron el recorrido iniciado en la avenida Colón y en alguno de cuyos tramos estaba completamente a oscuras. El número se consolidó en un breve lapso de tiempo y era, sin duda, de los más esperados.
Y llegamos al coso del sábado de Piñata, tal día como hoy. Un coso convertido en una suerte de apoteosis, hasta el punto de que años más tarde aparecía en la programación oficial como coso-apoteosis. El periódico Jornada informó de que un día antes había inscritas veinte carrozas, pertenecientes “en su mayoría, a las asociaciones de vecinos, agrupaciones de Carnaval y entidades sociales, culturales y empresariales”. Algunas de ellas procedían de otras localidades. El mismo periódico señaló que los príncipes del Carnaval de Düsseldorf, aquel año Rolf II y Claudia I, irían, junto a la delegación de aquella ciudad alemana, a bordo de una carroza especial. Jornada también editorializó sobre el intercambio, iniciativa promocional que cumplía en 1987 quince años de celebraciones.
El coso del 87 debió ser extraordinario. El periódico El Día, insertaba título en primera página: “El desfile más brilllante de los últimos años”. En crónica interior, recogía la participación de unas siete mil personas, una temperatura próxima a los treinta grados y un seguimiento de unos ciento cincuenta mil espectadores agolpados en hoteles, avenidas, vías y plazas portuenses. Según los datos que aportaba la comisión municipal de Fiestas, intervinieron en el coso “cerca de treinta murgas, una docena de comparsas, cinco fanfarrias y unas treinta agrupaciones lírico-musicales, además de multitud de grupos espontáneos y no organizados”. Con profusión fotográfica, El Día destacaba que el desfile duró cerca de tres horas y que discurrió en medio de una gran fluidez y aceptable organización.