domingo, 5 de marzo de 2017

EN MEMORIA DE PERI REAL Y ENRIQUE ORTÍ

La noticia de un doble fallecimiento de personas muy conocidas en la ciudad, dos buenos amigos, con papeles destacados en los ámbitos turístico, financiero y deportivo, genera esta entrada que se publica en una fecha completamente inusual como es el domingo.

Mañana lunes recibirán cristiana sepultura los restos mortales de Pedro (Peri) Real González, apoderado del extinto Banco Exterior de España y Argentaria, jugador que fuera del Arenas, Once Piratas y Gara, así como secretario general y presidente del Club Deportivo Puerto Cruz.

Peri desempeñó con buenos oficios su pasión por el fútbol. Jugó de defensor, habitualmente por el lado derecho, aunque también central. Recio y contundente, excelente marcador, buen salto. Incluso en las modalidades de aficionados y veteranos, ya con el célebre Tim Playa, lució sus cualidades. Ni el sobrepeso frenó sus ímpetus y subidas por la banda. Un gran coleccionista: de fotos, de recortes de prensa, de sellos y de monedas. Raro era el amigo que, habiendo viajado al extranjero, no le traía alguna. Dedicó unos cuantos años a los despachos y la gerencia futbolística: metódico, organizado, pulcro en las formas, fue inicialmente secretario general y luego presidente del primer equipo representativo. Trabajó junto a Tomás Reyes, Pedro González de Chaves y Rojas y Alberto Hernández Illada. Era muy respetado en el ámbito federativo. Su implicación fue determinante para impulsar algunas normas de organización y la puesta en marcha del Trofeo Teide, uno de los más antiguos del fútbol español.

También nos dejó ayer Enrique Ortí Través, hijo de un célebre músico y compositor, Leopoldo, a quien dedicaron una calle en su localidad natal, Cheste (Valencia). Se dedicó de lleno al turismo, contribuyó al esplendor del sector en el Puerto de la Cruz y trabajó durante muchos años en el afamado hotel 'Valle Mar', gozando en todo momento de la confianza de la propiedad. Ortí participó en numerosas promociones y atesoró una experiencia valiosísima para proyectar la marca portuense en ferias, promociones y mercados. Fue de los primeros en premiar la fidelización de clientes, a los que personalmente atendía en el hotel. También fue pionero en la constitución de grupos de empresarios y profesionales. De hecho activó la fundación del Club 13, aún en funcionamiento. El acto del sepelio tendrá lugar a primera hora de la tarde de hoy.

Peri Real y Enrique Ortí lograron una estela muy estimable de dedicación familiar, profesional y social. Dos personas comprometidas, dos buenos amigos que invirtieron esfuerzos en el progreso de los demás. Les recodaremos.